Realidad virtual salud mental

La realidad virtual está moldeando el panorama de la salud mental

¿Cómo la realidad virtual está moldeando el panorama de la salud mental?

La realidad virtual se ha convertido en un medio dinámico para atender trastornos de salud mental. No solo complementa los enfoques terapéuticos tradicionales y los procesos básicos de salud; también trae la esperanza de brindar apoyo a las evaluaciones de diagnóstico en los trastornos de salud mental.

El 30 de marzo de 2020, la Oficina de Derechos Civiles (OCR) del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) publicó un memorando sobre los servicios de telesalud y el brote de COVID-19 en los Estados Unidos. En dicho documento se expresaba que los proveedores de atención médica, incluidos los de los servicios de salud mental, podrían ejercer su profesión con el apoyo de aplicaciones populares como Apple FaceTime o Skype. Este paso dado por el HHS, aunque temporal dadas las circunstancias, predice los cambios que ocurren en el ámbito de la atención al paciente y los enfoques de terapia. Si bien la terapia tradicional ha proporcionado innumerables beneficios en el diagnóstico y el tratamiento de personas que padecen problemas de salud mental, otras terapias, incluida la tecnología virtual, pueden ser aún más propicias para mejorar los servicios de atención, reforzar las relaciones paciente-terapeuta y respaldar los diagnósticos clínicos.

La terapia de realidad virtual fomenta los procesos básicos de atención de salud mental

La terapia de realidad virtual (VR) puede servir como un medio dinámico para fortalecer los procesos centrales en varios aspectos clínicos. En su presentación más básica, la terapia de realidad virtual aborda cinco líneas de enfoque, desde la exposición y la distracción hasta la motivación, la medición y el compromiso. Por ejemplo, en un estudio de Mühlberger et al., los investigadores exploraron el impacto de la exposición repetida de las fobias a volar utilizando realidad virtual. Los informes y las reacciones fisiológicas de miedo, incluida la frecuencia cardíaca y el nivel de conductancia de la piel, así como las evaluaciones pre y post psicométricas de esta fobia revelaron que la exposición a la realidad virtual contribuyó a una mayor reducción del miedo en comparación con el entrenamiento de relajación. Si bien ambos tipos de terapia disminuyeron el efecto de la aerofobia en los pacientes, varias medidas de resultado demostraron efectos más auspiciosos en aquellos que se sometieron a la exposición a la realidad virtual.

Del mismo modo, los resultados informados en una investigación separada en el Cyberpsychology, Behavior and Social Networking Journal subrayaron los beneficios potenciales de la terapia de realidad virtual como terapia complementaria. Wiederhold y col. empleó técnicas de distracción con realidad virtual en una cohorte de pacientes con dolor crónico. El monitoreo fisiológico en tiempo real y las evaluaciones autoinformadas sugirieron que el uso de la tecnología VR minimizaba el dolor y neutralizaba la naturaleza de interrupción asociada con dicho dolor.

RV terapia tradicional

La terapia virtual emplea enfoques terapéuticos tradicionales

La terapia virtual no tiene que sustituir a la terapia tradicional; Los enfoques terapéuticos clásicos pueden ser necesarios para casos más graves de problemas de salud mental. Sin embargo, cuando la terapia tradicional no alcanza la conveniencia o los gastos, la terapia virtual otorga la oportunidad a los profesionales de la salud mental de brindar atención sin importar las circunstancias y mantener contacto con los pacientes. Esta observación es especialmente más evidente ahora, como resultado de la pandemia COVID-19.

El Director General de la Organización Mundial de la Salud, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, declaró recientemente que los tiempos actuales han suscitado una grave preocupación por la salud mental de las personas. El aislamiento social, el miedo al contagio, la pérdida de familiares o ingresos y la incertidumbre profesional son factores de riesgo que pueden contribuir al deterioro de la salud mental. Además, la terapia tradicional no es viable en muchos lugares debido al riesgo de transmisión o bloqueos impuestos por el gobierno. Sin embargo, la terapia virtual ofrece sesiones de tratamiento individual con psicólogos y terapeutas desde la comodidad y seguridad de un hogar. Las personas reciben tratamiento de alta calidad y los profesionales de la salud mental continúan fomentando una conexión con sus pacientes, a pesar de la pandemia.

Realidad virtual Alzheimer

La realidad virtual podría contribuir en evaluaciones de diagnóstico

Si bien se necesitan mediciones más validadas, el empleo de tecnología de realidad virtual podría ayudar a los profesionales de salud mental en sus evaluaciones de diagnóstico clínico de trastornos de salud mental como la esquizofrenia o la enfermedad de Alzheimer. Estudios recientes que investigan el uso de terapias de realidad virtual en diagnósticos de salud mental han mostrado hallazgos interesantes.

Por ejemplo, en un importante estudio realizado por Słowiński, Alderisio, Zhai, et al., publicado en Nature Partner Journals (NPJ) Schizophrenia, los investigadores utilizaron avatares de computadora personalizados o robots humanoides para llevar a cabo un «juego espejo», en el que los sujetos se les pedía imitar los movimientos de esos agentes artificiales. Estos agentes fueron dirigidos por una arquitectura cognitiva basada en un modelo de teoría de control de retroalimentación del comportamiento de percepción-acción. Los resultados finales revelaron que tal uso de la tecnología virtual podría detectar marcadores de esquizofrenia y servir como una herramienta de apoyo a la decisión en momentos de incertidumbre diagnóstica.

El uso de la tecnología virtual ha tomado una cara más dominante gracias a los desafíos que han surgido en la industria de la salud mental durante los últimos años. Los confinamientos, así como la creciente demanda de enfoques más centrados en el paciente y herramientas de apoyo para la toma de decisiones clínicas son solo algunos ejemplos. A medida que los estudios continúan apoyando la eficacia de integrar dicha tecnología en enfoques terapéuticos, tanto los pacientes como los profesionales de la salud mental podrían mirar hacia un futuro más prometedor.

 

Otros artículos que te podrían interesar: