El pronóstico de la realidad virtual en la salud mental

El pronóstico de la realidad virtual en la salud mental

La tecnología de la realidad virtual tiene gran potencial para conocer cómo trabaja el cerebro humano.

A los expertos solía preocuparles que la realidad virtual dañara nuestro cerebro. Sin embargo, esos días han quedado atrás. La realidad virtual puede, por el contrario, tener un gran impacto en la materia gris y en la salud mental.

Nos encontramos ante una nueva ola de investigaciones psicológicas que buscan demostrar cómo la realidad virtual ayuda a diagnosticar y tratar afecciones médicas, desde la ansiedad social, el dolor crónico, la enfermedad de Alzheimer, entre otros. Algunas de estas pruebas están todavía en fase de laboratorio, pero muchas otras ya han sido aprobadas por hospitales y consultorios terapéuticos.

En 2017 cuando comenzó una ola de entusiasmo hacia el entretenimiento con realidad virtual se cuestionaba si a nivel médico la terapia de RV sería un verdadero negocio o si sería solo una burbuja más. Sin embargo la evidencia ya está a nuestro favor, con investigaciones recientes que sugieren que la realidad virtual vinculada a la psicología sí estará a la altura de las expectativas.

Aunque su uso a nivel cerebral es considerado como algo nuevo todavía, ya ha quedado demostrado que las compañías que se han interesado en incorporar tecnología en la salud mental han recibido más atención y fondos que las que no.

Cómo funciona la terapia con RV

Las gafas de realidad virtual tienen una pantalla estereoscópica que proporciona imágenes realistas en cada ojo por separado, con sonido estéreo y sensores de movimiento en la cabeza. Además cuentan con la tecnología de comprender sensores del seguimiento ocular.

El contenido que se transmite a través de estas gafas está diseñado principalmente para realizar terapias de exposición; para tratar desórdenes de ansiedad en donde el paciente se verá envuelto en estímulos inductores pero en un ambiente seguro y controlado. De esta forma pueden aprenden que las “amenazas” que les preocupan no son realmente peligrosas.

Por ejemplo, alguien que teme a las alturas podría visitar edificios progresivamente más altos bajo la guía de su terapeuta, mientras que alguien con trastorno de estrés post traumático podría volver a revivir recuerdos en sesiones de terapia de exposición imaginaria.

Anteriormente, y hasta la actualidad, la terapia de exposición ocurría en escenarios reales controlados meticulosamente. Ahora la realidad virtual le permite al terapeuta crear un entorno seguro, controlado y rápido; siendo además una opción menos costosa.

El terapeuta tiene más control en cuan intensa será la experiencia del paciente, y de esta forma podrá tratarlo de una forma más efectiva. A su vez, el paciente podrá hacer muchas cosas que en la vida real no se atrevería.

Realidad virtual para diagnosticar

Además que proporcionar óptimo tratamiento para enfermedades mentales, la realidad virtual también podría ser gran ayuda para diagnosticar condiciones médicas. Por ejemplo, como la tecnología permite a cada paciente sumergirse en un mismo escenario, investigadores creen que de esta forma también sería posible hacer pruebas para diagnosticar esquizofrenia, ADHD o autismo.

Lo que no cabe la menor duda es que el futuro es prometedor para la realidad virtual. A largo plazo se estima que la terapia con RV podría llegar a sustituir la terapia tradicional en algunos pacientes.

Foto Designed by Freepik.

Guia clinica realidad virtual